Disfrutar del mar en compañía

Para disfrutar del mar solo necesitamos un buen catamarán y una pareja o un buen amigo con quien compartir los mejores momentos. El entusiasmo del  acompañante es al final lo que determina la cantidad de días que acabas navegando al año.

Solo hay que darse una vuelta por cualquier puerto deportivo, durante cualquier fin de semana con buen tiempo, para comprender que no todos tienen la suerte de poder compartir esta bella afición por la navegación.

Parece que la tendencia del mercado es hacia las grandes esloras o eso es lo que he leído en las últimas publicaciones de embarcaciones.

Yo poseo un Flash Cat 52 Sailing, además de la comodidad que me ofrece sus amplios volúmenes, este catamarán de alto rendimiento me permite navegar a velocidades hasta ahora desconocidas para la mayoría de catamaranes de crucero.

Flashcat 52s

Durante el paseo por los puertos deportivos observo verdaderas maravillas equipadas con carísimos sistemas electrónicos de navegación pero todos amarrados.

Yo creo que en la gran mayoría de los casos los barcos ‘duermen’ en los amarres por la falta de afición en las parejas y acompañantes. Al menos debe existir un cierto interés y de poco sirve implorarle al otro si no quiere ni pensar en ello.

Por ello la mayoría de personas amantes de la navegación somos hombres, aunque la mayor parte de los veleros que podremos encontrar recorriendo los mares del mundo están tripulados por parejas de cualquier edad. Parejas que han sabido adaptarse y encontrar el perfecto equilibrio de la vida a bordo.

Deja un comentario

*


3 + = 4